¿Sabes lo que hay en los barrios de Caracas?

PhotoGrid_1405403684441Todos los días ves a los barrios desde la autopista, las aceras y prácticamente cualquier sitio de la ciudad. Lugares que a simple vista parecen las favelas brasileñas, pero en Caracas. Estos lugares, desde la visión del que vive en la zona de concreto, son la cuna de delincuentes, marginales y escorias de la ciudad. Pero, ¿qué hay realmente en ellos? ¿Hay algo más? No cabe dudas que hay algo más que no alcanzamos a ver desde aquí abajo.PhotoGrid_1405403776621Soy de los que aplaude al cine venezolano, pero  una de las cosas que también critico de él es que las películas que intentan retratar la realidad caótica del país son una producción en masa de cómo nace el malandro y cómo es parte de la cotidianidad. Siendo el malandro, por antonomasia, la figura del barrio.

Yo subo semanalmente a la comunidad de Antímano, en el Oeste de la ciudad. El barrio que, según las encuestas electorales, tiene el mayor índice de población chavista y es uno de los  más grandes de Caracas. Cada martes y jueves doy clases en la escuela “17 de diciembre”, donde recibo niños escolarizados desde el primer grado, hasta el sexto de educación básica.

La primera vez que subí a dar clase tuve mis prejuicios. Pensé que sería difícil educar a estos niños porque el contexto no les permitía pensar como los de abajo. Error. Fue mi primera cachetada. Muchos de los niños a los que les doy clase, son sumamente inteligentes, tanto que cada día aprendo cosas nuevas PhotoGrid_1405404025187de ellos, y no me refiero a lecciones de vida como se suele comentar, sino a aprendizajes académicos, cosas que había olvidado de mi educación inicial, y que, gracias a ellos, he podido refrescar, y hasta entender mejor.

Estos niños a los que les doy clase, tienen muchas historias que contar, pero que solo te enteras de ellas sin querer, o a través de comentarios inocentes que se escapan de vez en cuando.

Una vez, una niña que peco de tenerla como favorita, estuvo discutiendo conmigo porque le llamé la atención. La niña siempre ha sido demasiado “bochinchera”, difícilmente hacía caso y, a veces, no quería prestar atención a lo que le explicaba. Esto, más de una vez, colmó la paciencia que poco a poco fui mejorando. Yo le pregunto esa vez el por qué no estaba en cuarto grado.

–Porque tuve a mi mamá enferma.

–Yo también tengo a la mía enferma– le dije.

–Pero la mía estaba enferma de cáncer.

–La mía también lo está, ¿mejoró?– quise tener esperanzas.

–Mi mami ya está con Dios.

Me puse frío. Ayudé a esa niña lo más que pude, traté de que aprendiese todas las tablas de multiplicar, de que leyese mejor, de que investigara muchas cosas, ¿cómo? Con paciencia y  cariño. No estudio educación, ni pienso dedicarme a la docencia, pero aprendí que enseñar es un acto de amor hacia tus alumnos. Enseñar es destruir los prejuicios y trabajar por eliminarlos, por ayudar a tu alumno a ser la mejor persona que tus capacidades te permiten.PhotoGrid_1405404070894Días después, le cuento a mi mamá sobre los niños y, en especial, sobre esa niña. Mi mamá no pudo evitar llorar, y me mandó a decirle a todos que les manda un abrazo muy grande, que quiere que estudien mucho porque es lo que los convertirá en personas productivas para el país, libres de la ignorancia. Lo hice, se lo dije a los niños. Pocos meses después, mi mamá empeoró y, como dijo esa niña: “mi mami ya está con Dios”.

No soy fanático religioso, como mis otras entradas lo demuestran, pero es lindo pensarlo, es poético.

Así como esa niña perdió a su madre, otros niños han perdido su hogar, y otros más han perdido hasta toda su familia y deben mantenerse trabajando, siendo menores de edad. Aun así, estudian. Hay ganas de aprender.

Cierto es que el problema de la educación en Venezuela va más allá, de hecho, es uno de los temas más complejos de nuestra nación pero, mientras el educador haga su mejor esfuerzo por hacer crecer la educación, se estará construyendo un país de ciudadanos pensantes que serán capaces de reconstruir las piedras que en los últimos años de historia y política han venido cayendo al suelo de concreto de un país petrolero.

En los barrios de Caracas hay esperanza.

¡Si te gustó, compártelo!

Anuncios

6 comentarios en “¿Sabes lo que hay en los barrios de Caracas?

  1. Excelente reflexión. Creo que si todos los que habitamos esta ciudad (y el país en general) nos dedicáramos tan solo unos minutos a mirar más allá de lo que nos rodea, comprenderíamos muchas cosas y obraríamos de forma distinta, contribuyendo bastante al avance de Venezuela en todos los sentidos… Gracias por compartir esta entrada!

    Me gusta

  2. Nací y crecí en lo que se puede llamar el barrio mas peligroso de Los Teques, capital del Estado Miranda.
    Vi chamos morir antes de cumplir los 15; chamas de 12 años con chamitos en brazos; donde estudiar te hacia ver como el nerd o el sifrinito del barrio.
    Pero también vi gente muy humilde, trabajadora, honrada, educada, decente, FELIZ. Donde el 1er autobús pasaba a las 4 am, y a esa hora ya había gente en las paradas, esperando bajo un frío de hasta a veces 12 ºC para ir a su trabajo y llegar temprano evitando así las colas en la Panamericana.
    Uno realmente se deja llevar por las apariencias pero en esos barios existe la mayor cantidad de buenas personas, las que hacen que este país salga adelante; donde los chamos que realmente quieren salir de allí le echan todo el pichon como decimos coloquialmente a los estudios para que su futuro y el de sus hijos sea fuera de los muros de ladrillos que alguna vez lo mantuvieron allí dentro.
    Gracias a dios tuve la dicha de tener padres trabajadores, que me enseñaron que con el esfuerzo del estudios y el trabajo, la constancia y la humildad podemos salir de allí victoriosos.
    Ahora vivo en una urbanización en Cagua, donde supuesta mente todo el mundo es profesional, estudiado y de buena familia, y saben que me quedo esperando?
    La simple respuesta a un: BUENOS DÍAS VECINO…….

    Me gusta

  3. El barrio como organizacion socio-demografica debe ser destruido y nadie deberia sentirse mal por ello, las colinas de Caracas deberian ser como las zonas montañosas de Italia y similares, estamos hablando de la capital del pais en donde solo deberia existir gente proactiva y con mentalidad capitalista, si no se hace nunca habra paz en esa y las otras ciudades de Venezuela.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s