Crisis en Venezuela: De estilista a vendedor de pan

Salon de belleza

Hoy quiero hablarles un poco sobre Amanda, mi tía. Ella es estilista profesional con muchos estudios en peluquería femenina. Oriunda del Estado Sucre y preparada como profesional en la ciudad de Caracas, donde se desempeñó en el ámbito laboral.

Amanda fue durante mucho tiempo estilista de Gledis Ibarra, una reconocida actriz venezolana que participó en importantes telenovelas de RCTV y posteriormente en Venevisión. Después de conocer a quien hoy sería su esposo, decidió establecerse en Puerto la Cruz donde, ahora en matrimonio, logró comprarse una casa y en ella seguía desempeñándose como estilista profesional, no necesitó publicidad porque entre conocidos se pasó la voz y la clientela fue tan grande que tuve que usar el sistema de citas.

Con los años tuvo una hija, quien es mi ahijada y a la cual he tenido la dicha de enseñar muchas cosas, no puedo dejar de sentirme orgulloso de su rápido aprendizaje con los idiomas. Me saca una sonrisa cada vez que me escribe a la distancia que le recomiende un libro. Hoy tiene 14 años.

Amanda y su esposo trabajan en su casa, no tienen necesidad de salir, pues su esposo importaba accesorios de cuero para damas y caballeros, entre ellos carteras, calzado, ropa, entre otros y los vendía a los clientes de Amanda, que en su mayoría son mujeres.

La crisis en Venezuela golpeó también a esta familia de clase media cuyos planes cada mes era viajar, colocarle granito a la cocina, comprar un auto nuevo, darle un regalo a su hija o cualquier cantidad de cosas que se le ocurriese planificar durante ese mes. Ahora sus planes se limitaban a “guerrear” para comer algo el día de mañana.

La venta de accesorios de cuero estaba baja, casi nula, pues la población en general no podía permitirse endeudarse más. El servicio de estética que ofrece Amanda sigue vigente, por fortuna la estética es algo que en Venezuela siempre tiene un espacio como prioridad, pero ya no se consiguen los tintes ni demás utensilios necesarios para ejecutar un buen trabajo, además la luz se va todos los días y esto no permite trabajar. El negocio de Amanada y su esposo se ha ido desintegrando y tienen una hija que alimentar y costear sus estudios.

Amanda y su esposo se las ingeniaron. Un familiar tiene un conuco (chacra) donde siembra maíz y acordaron que comprarían sacos de ello e invirtieron en una máquina moledora. De allí nació la idea de vender bolsitas de masa de maiz con la cual se puede hacer arepas.

La arepa, el plato insignia del venezolano, que siempre se ha consumido más que el pan tradicional, se encuentra escasa hoy por falta de la harina de maíz precocida. Esta familia la vende ya preparada y a un precio más razonable que el precio “bachaqueado” de la harina en el mercado. Con esto y el rubro de la estética que aún le da algo de ingresos, se mantienen.

Amanda, profesional, ahora vende el pan insignia del venezolano. Este caso no solo lo vemos dentro de la crisis sino también en el inmigrante que se desempeña en otros campos que no es su profesión. A pesar de que Amanda está en Venezuela, yo desde Perú me identifico con esta historia.

Así como Amanda existen muchas familias de clase media que se las están ingeniando para sobrevivir en estos tiempos de crisis. Esta simple historia es una forma “bonita” de ver lo duro de la crisis.

Me gustaría escuchar tu historia y cómo haces para sobrevivir en este país. Espero leerte en los comentarios.

¡Si te gustó, compártelo!

Anuncios

4 comentarios en “Crisis en Venezuela: De estilista a vendedor de pan

  1. Hola Carlos sobrevivir a la crisis? Bue te cuento somos Emprendedores tenemos una pequeña empresa y te cuenta ns iba muy bien comenzamos a vendee accesirios para redes porq.es nuestra especialidad de la empresa pero todo se ha puesto dificil y no aguantams la crisis por eso desidimos Emigrar

    Me gusta

  2. la Crisi nos ha golpeado a todos de verdad todo lo que tenemos fué gracias a nuestro trabajo a la Empresa que nos dió todo pero ya es imposible seguir asi que Dios Ayude a que se encuentre el Camino para salir de la crisis y Venezuela se emrumbe a un mejor futuro,claro,con nueva gente nuevo proyecto,nuevo Presidente en fín en manos de Dios estamos

    Me gusta

  3. Hola mi historia es un poco diferente pero con el mismo resultado de tristeza y desilusiones, a mis 26 años era una abogada con un cargo en una compañía privada que no tenía nada que ver con el gobierno, estaban relativamente bien ya que mi sueldo me algcanzaba para mis gastos y ayudar a mi mama más no para ahorrar solo vivir con planes a corto plazo , al año de estar en la empresa deciden reducir personal ya que se mudaban a instalaciones más pequeñas y yo fui una de las personas que quedo desempleada. Busque en otras empresas y no tuve respuestas inclusive estuve en el libre ejercicio y tampoco resultó ya que la semana personas no podían costiar un abagadl y me pedían de favor algunos conocidos y no me podía negar ya que conocía a algunas personas que me aligeraban la espera en los sitios como los registros o notarías , luego eso a pequeños casos que tenían pasaron a ser favores y luego pasaron a desaparecer y me di cuenta que ya no hacía nada y mi mama me mantenía nuevamente ya que cada vez que necesitaba algo o me enfermada (sacarme una cordal ) (gripe muy fuerte que requiere tratamiento )recurría a ella o tan simple que cuando necesitaba o quería comprarme algo . Lamentablemente ese año muere mi madre de un derrame cerebral, logramos internarla en una clínica pues tenía un seguro pero luego fue remitida al hospital por su propio medico y allí murió , fueron 11 días entre la clínica y el hospital todo lo que vivimos en esos once días fue una pesadilla , la falta de medicinas, la falta de ambulancias para poder trasladarla a hacerle las placas cerebrales , la ausencia de los doctores porque estábamos en fechas navideñas y porque no se dan a basto en el hospital , correr detrás de los doctores para saber el estado de tu paciente, ver cómo cada media hora sacaban personas muertas y las paseaban por tu cara y otros que entraban caminando y salían muertos , los delincuente que estaban allí hospitalizados por problemas en el reclusorio y se paseaban en el hospital cómo si nada e intimidando a las personas como yo que se encontraban allí por sus familiares y pare usted de contar en fin ahora muere mi madre y atravieso una gran depresión consulte sicólogos y psiquiatras para ayudarme y también me di cuenta que mi mamá era mi sustento económicos , conseguí un trabajo en una entidad del gobierno aún cuando no quería trabajar ahí lo acepte e inicie habían pasados cómo 8 mese de estar en el trabajo y salí embarazada y me despidieron sin razón alguna y no me respetaron mis derechos ni me dieron lo que aquí llamamos liquidación ni nada simplemente me botaron sin interesarles nada, fui a otra instancia del gobierno que aquí se conoce como el ministerio del trabajo y me aconsejaron que no perdiera mi tiempo que jamás iba a ganarle la pelea al estado simplemente ello se tienen todo a su favor y yo no podía hacer nada pues ahora embarazada me caso con novio de muchos años solo teníamos un carro el cual tuvimos que vender para costear todos los gastos del embarazo y del nacimiento de nuestro bebe , hoy mi bebe solo tiene 5 meses de nacido y ya nos gastamos todo el dinero de la venta del carro y ahora nos toca vacunarla u no ahí vacunas en Venezuela , ya no encontramos que más vender para sobrevivir, mi esposo era dueño de una empresa constructora y vivía bien ahora maneja un taxi con un carro que no es suyo para alimentarnos a diario , sy comprar pañales al bebe y rogándole a dios cada noche que no se enferme y ahora he aquí desempleada con un bebe recién nacido y nuestra calidad de vida disminuyendo cada día más y cada vez con menos esperanzas de nada en este país , buscando las maneras de irme a trabajar por un mejor por venir pero a la vez limitada por mi bebe que aún está muy pequeño para dejarlo a cargo de alguien y que solo se alimenta de mi pecho ya que las fórmulas son incomparable, ni con 5 salarios mínimos puedo comprar una lata de fórmula. Esto es la realidad de muchos profecionales que estudiaron contantl esfuerzo y emos podido en nuestro propio país lograr una estabilidad de ningún tipo, ni psicológicas ni económica ni nada positivo , la frustración es muy grande pero las gana de seguir están ahora más grande porque tengo una familia por quien salir adelante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s